Es evidente, que la palabra «Coaching» está de moda y cada vez más en nuestro país; tanto las personas como las organizaciones, están invirtiendo en estos procesos para lograr resultados en objetivos específicos.

Pero es muy probable, que la hora de escoger, nos encontremos con diversos factores: diferentes necesidades, sobre oferta, «coaches empíricos» no certificados, empresas, diferentes enfoques, diversa perspectiva filosófica, variedad de modelos y escuelas. Este artículo ha sido escrito para poder ayudarte en tu toma de decisión a partir de la necesidad real que te hayas planteado hacia el logro de esa meta, cambio de hábito o desarrollo de competencia corporativa.

 

Coaching de Vida:

 

Es un proceso de desarrollo y aprendizaje dónde el cliente o coachee tiene necesidades personales de alcance de metas que puede estar en el ámbito de su carrera profesional, de su vida personal, como sus relaciones interpersonales, familiares, de pareja, etc. Por lo general es el coachee (no la empresa) el que asume esta inversión. Es un excelente espacio para crear nuevos hábitos positivos, llegar a la toma de conciencia y como proceso de autoconocimiento.

Bajo este encuadre de «life» se trabaja el propósito, la visión, la definición de objetivos, el apoyo durante fases de cambio, abordar de forma efectiva los desafíos, intercambio de ideas y estrategias para alcanzar los resultados que el coachee quiere para su vida.

 

Coaching Ejecutivo:

 

Es un proceso avanzado (proveniente de los programas de liderazgo) para ejecutivos, jefes y gerentes de empresas. Es facilitado por un coach profesional debidamente entrenado y especializado para el Coaching Ejecutivo, el cual maneja una serie de herramientas de medición de desempeño.

El enfoque de coaching de vida no necesariamente es efectivo para este tipo de proceso, ya que la orientación es hacia el desarrollo de ciertas competencias organizacionales y/o de dirección que le permitirán al profesional elevar su desempeño y alcanzar unos resultados específicos, respecto a metas diseñadas para su puesto.

Por lo general, el punto de partida es el informe de resultados de una evaluación de desempeño en competencias de 360°, sumado a la recopilación de las expectativas del área de capital humano, de los jefes, de los pares y de el sus propios colaboradores en torno al proceso de desarrollo de aquellos comportamientos que tendrán un impacto en los resultados.

 

Coaching de Negocios:

 

Está dirigido a dueños de negocios, emprendedores, gerentes generales que poseen un rol fundamental dentro de la organización.

Es implementado por coaches profesionales, con una formación y experiencia en estrategias corporativas. Las conversaciones están encaminadas a generar un mayor entendimiento de lo que está ocurriendo en el rubro, con la competencia, los consumidores, los proveedores, los productos auxiliares y complementarios. En el proceso se adelanta a descifrar las tendencias a un futuro a corto plazo y las estrategias de negocio, la cultura y los valores institucionales, el modelo de liderazgo y negocio de la empresa, el talento interno (identificación, evaluación, desarrollo y retención), las líneas de producto y/o servicio, la estructura organizacional y el alineamiento con la estrategia, la cadena de valor, el sentido de propósito de la empresa, la responsabilidad socio-ambiental empresarial, el manejo de medios, la imagen y las relaciones institucionales, los conflictos sociales, sindicales y/o ambientales potenciales, el entorno económico, legal, político, gubernamental, las regulaciones sobre seguridad, salud, calidad, etc.

 

Coaching de Equipos:

 

Así como encontramos que el coaching uno a uno es un proceso de desarrollo personal, el coaching de equipos es un proceso de desarrollo interpersonal. El Team Coaching usa una perspectiva sistémica desde cinco enfoques: el desafío de negocio real; la cultura organizacional; el desarrollo del equipo como una unidad complementaria; el desarrollo profesional y la transformación personal.

En esta metodología para el trabajo en equipo, todo ocurre en simultáneo; ya que sus integrantes, están plenamente enfocado en alcanzar los resultados de negocio y cumplir las tareas que se han pre-establecido como metas. En dicho proceso se observa las interacciones, el cumplimiento con la tarea y el alcancé de los objetivos. Aún cuando el equipo selecciona una estrategia para ello, es probable que exista una manera diferente, superior y más efectiva (eficiente y eficaz) de lograrlo.

 

Coaching especializado:

 

Otros tipos de Coaching, con diferentes enfoques especializados y con una creciente demanda son: el Coaching deportivo, Coaching nutricional y de salud, Coaching de carrera, Coaching de Branding, Coaching de Recolocación, entre otros. Por lo general, son coaches con formación técnica previa en su especialidad, que con la metodología del Coaching y conceptos de la PNL, generan sesiones de acompañamiento en ramas específicas.

 

Recomendaciones:

 

  1. Si tienes problemas profundos, que están ligados a tu pasado, mejor opta por sesiones de psicoterapia.
  2. Si vas a trabajar con un coach profesional, pídele su certificación (preferible de la IAC o por la ICF)
  3. Define ¿Para qué quieres un proceso de Coaching?
  4. ¿Qué tipo de Coaching es el que se te acomoda mejor a tus necesidades?
  5. ¿Qué tipo de Coach necesitas?
  6. Pregúntate ¿Cuánto estás dispuesto en invertir en ti?
  7. ¿Tienes el tiempo y el compromiso para poder dedicarle a tu desarrollo?

¿Y tú? ¿Qué tipo de coaching vas a tomar?